Compresores de aire para el taller todo lo que debes saber

Los compresores de aire se encontraban antes solo en los garajes o talleres de carpinteros y mecánicos profesionales, pero con actualmente existe una amplia variedad de compresores más pequeños y accesibles a todo público por lo que ya mucha gente con talleres pequeños y hobbistas se animan a agregar esta versátil herramienta a su taller

Compresores de aire para el taller todo lo que debes saber 1

Cómo funciona un compresor de aire

Los compresores de aire trabajan almacenando aire comprimido en un depósito de acero y liberándolo de forma controlada para poder accionar una gran variedad de herramientas, desde llaves neumáticas hasta equipos de lijado y amolado, pasando por clavadoras neumáticas y herramientas de pintura.

Un motor eléctrico en la unidad de compresión bombea aire a un tanque de almacenamiento bajo presión y lo mantiene a una presión lo suficientemente alta como para alimentar las herramientas, que se conectan al tanque a través de mangueras de aire.

En el funcionamiento normal de las herramientas, el motor del compresor se pone en marcha y se apaga automáticamente cuando la presión del aire fluctúa en el depósito. Cuando se utiliza un pulverizador de pintura, por ejemplo, se oye el arranque del motor eléctrico cuando baja el aire del depósito, y se apaga cada vez que la presión del depósito alcanza el límite establecido.

Clavadora neumática y Grapadora neumática

Una clavadora de clavos es una herramienta neumática común, y una que puede ser muy útil en la carpintería.

Nos permite poder ensamblar un mueble o construir una casa de forma muy rápido y precisa.

Existen clavadoras que aceptan clavos de distinto tamaño, pero en el taller lo más práctico y versátil es la grapadora, ya que suelen ser más simples de usar, más económicas y si nos dedicamos a la carpintería de muebles más útil a mi entender que una clavadora.

Existen varias marcas de grapadoras neumáticas para carpintería así como tipos por lo que es bueno informarse bien según los usos que le queramos dar cuál es la que más nos conviene.


La ventaja de utilizar herramientas neumáticas es que no necesitas una colección completa de herramientas, cada una con su propio motor.

En cambio, un solo compresor de aire con motor puede alimentar toda una colección de accesorios relativamente baratos. Las herramientas neumáticas también pueden generar más potencia que muchas herramientas eléctricas manuales.

Mecánicamente, los compresores de aire utilizan uno de los varios estilos de diseño – algunos con pistones de estilo automotriz que requieren aceite para mantenerlos funcionando correctamente.

Estos compresores de pistón tienden a ser modelos de mayor potencia utilizados para operar herramientas más grandes. Para trabajos más modestos, existen compresores de diafragma; no utilizan aceite, pero crean un sello mediante un diafragma de goma.

Los compresores de diafragma sin aceite se han hecho muy populares entre los propietarios de viviendas, y son útiles para hacer funcionar clavadoras de aire, pulverizadores de pintura y otros equipos más pequeños.

Instrucciones básicas para utilizar los compresores de aire, comunes a todos los modelos.

Paso 1: Enchufar el compresor

Coloque el compresor en una zona de trabajo firme y plana. Asegúrese de que el interruptor de encendido está apagado. Enchufe el cable de alimentación en una toma de corriente con conexión a tierra (de tres clavijas).

Paso 2: Compruebe el aceite

Si su compresor es de pistón, asegúrese de que hay suficiente aceite en el cárter. Compruebe el nivel de aceite mirando la mirilla situada en la parte inferior del motor del compresor. Si es necesario, retire el tapón de llenado de aceite y añada aceite del compresor para que el nivel llegue a la marca del indicador. Compruebe el nivel de aceite después de cada uso.

Paso 3: Llenar el depósito de aire

Asegúrese de que la válvula de drenaje está cerrada en la parte inferior del depósito de aire, apretándola con una llave ajustable en el sentido de las agujas del reloj. Encienda el interruptor de encendido y deje que el compresor funcione unos minutos. Compruebe el manómetro incorporado y asegúrese de que el compresor se apaga automáticamente cuando la presión de aire alcanza entre 100 y 115 psi. La capacidad de presión del tanque variará, dependiendo del modelo.

Paso 4: Ajuste la válvula de control de aire

Ajuste la válvula de control de aire para que coincida con la presión de aire máxima permitida en la herramienta neumática que vaya a utilizar. Para ello, gire la válvula de control de aire en cualquier dirección hasta que el manómetro indique la presión de aire correcta para la herramienta.

Paso 5: Conecte la manguera de aire

Conecte una manguera de aire al compresor, asegurándose de que la longitud es suficiente para llegar al área de trabajo. Envuelva el extremo roscado de la manguera de aire con dos capas de cinta de teflón y, a continuación, enrosque la manguera en el racor del compresor (situado cerca del manómetro de aire). Apriételo en el sentido de las agujas del reloj con una llave ajustable.

Algunos compresores pueden tener accesorios de manguera de conexión rápida para conectarlos al tanque de aire.

Paso 6: Conecte la herramienta neumática

Conecte su herramienta neumática al otro extremo de la manguera de aire, utilizando el racor de conexión rápida. Tire hacia atrás del collarín con resorte de la manguera y empújelo firmemente en la entrada de aire de la herramienta. Suelte el collarín para asegurar la conexión.

Para desconectar la herramienta, tire hacia atrás del collarín mientras saca la herramienta de la manguera de aire.

Paso 7: Drenar la humedad después del uso

Drene la humedad del depósito de aire periódicamente (consulte el manual del propietario para conocer las recomendaciones) aflojando y retirando la válvula de drenaje situada en la parte inferior del depósito con una llave ajustable en sentido contrario a las agujas del reloj. Cuando toda el agua se haya drenado del tanque, vuelva a colocar la válvula de drenaje y apriétela en el sentido de las agujas del reloj.

Bueno espero que les haya gustado y se animen a conseguir y usar esta práctica herramienta en vuestros talleres, cualquier duda o información que quieran ampliar los leo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *